sábado, 17 de mayo de 2008

Una palabrita sobre el malditismo.Por Juan Castellano,denigrador.

“la primera dificultad en el movimiento arabe consistia en saber quienes eran los arabes” T.E.Lawrence Análogamente,el primer problema del malditismo es saber quienes son los malditos y porque.Esto es como responder a la pregunta: ¿Por qué son vulgares esos pobres logaritmos?.Dificil?.Bueno,siempre se puede decir:”… pues Bukowski o Panero o Artaud,o Burroughs …”. Bueno,Bukowski al final era casi un academico,aunque tambien un borracho y ,consecuentemente, un tipo poco de fiar.Y Panero ha sido y es ,aparte de un gran poeta, un profesional del malditismo que se ha pasado la vida sin dar un palo al agua a cargo de los presupuestos del estado,casi casi un funcionario .En cuanto a Burroughs,sus responsabilidades de enganchar a una generacion,aparte de pegarle un tiro a una de sus esposas –en la cabeza- y tener el mal estilo de sobrevivir y vivir de ello y morir como un respetado y reverenciado autor.Artaud en cambio,fue ambas cosas,maldito de vida y obra y ,psiquiatrizado convenientemente en Marsella,tuvo fuerzas para escribir algunas de sus mejores paginas al final,en forma de epistolas.La “Carta a la vidente”, o la “Carta al legislador de la Ley de Estupefacientes”, que nos lo muestra como un generoso libertario en el uso de diversas sustancias. Prefiero pensar en otros malditos , un ejemplo :T.S.Eliot.Esto causara horror ….pero se debe decir que , mientras Thomas Stearns recogia el Nobel,su olvidado maestro y ex patrono,Ezra Pound ,cruzaba el Atlantico esposado y con escolta ,rumbo a doce años de psiquiatrico,con los que el poder se proponia convencerle de que no habia sido buerna idea hablar por radio apoyando a Mussolini.Aqui el verdadero maldito es Pound ,y ademas no un buen ,sino un gran poeta, como prueban los Cantos.en los que el que quiera ,puede sumergirse .Pero,maldita sea la dureza de corazon de Thomas Stearns,con Waste Land y todo.Para maldito y mas doloroso un Dylan Thomas,otro Thomas. Entonces, ¿Quiénes son los malditos? .Basicamente son lo contrario de los benditos o,en otras palabras,los que reciben maldiciones en lugar de bendiciones.Los “culturalmente incorrectos” de su tiempo,ya que lo “políticamente correcto “ engendra lo “culturalmente correcto” como carne de su carne y sangre de su sangre.Cuando Baudelaire escribio aquel “ Epitafio para un libro condenado” ,que constituye uno de los puntos de partida del “malditismo” literario,ignoraba que estaba pariendo otro “ismo” mas,y no el menor.Los surrealistas después,con su espantoso pontifice a la cabeza,soplaron de manera retroactiva las velas,expendiendo las patentes de malditismo literario como las estrellas de la guia Michelin.Descubrieron a Lautreamont,cuyos huesos blanqueaban ya desde el siglo anterior,a Jules Laforgue,Petrus Borel,Villiers de l’Isle ,pusieron en valor al satanico Jean Lorrain y aun fueron mas alla,hasta ese tal William Blake y aun mas lejos,hasta llegar al al socarrado Giordano Bruno.Por eso es por lo que la literatura francesa da tanto “maldito” ,es como la “reliure”, “un art tout francais”. Pero en verdad hay malditos.Malditos reales.De donde si no,la absoluta imposibilidad de encontrar en la biblioteca municipal de esta pequeña y perversa ciudad ,un ejemplar de “L’Amour et l’Occident” de Denis de Rougemont,obra clave para interpretar la Western culture.La respuesta es -salvado el embrutecimiento de la burocracia cultural-la acusacion de colaboracionismo lanzada contra el autor que logra convertir un gran libro en puro olvido inaccesible.Es el mismo caso políticamente incorrecto de Drieu la Rochelle y Celine,aunque este ultimo hubiera sido ahorcado,de haber cometido el error de haber pisado el suelo de su patria .Muerto el perro,si podemos leer el “Voyage au bout de la nuit”,e incluso disfrutar de esta excelente novela con la conciencia intacta. Otro caso de malditismo,este ya sangrante ,es el de Roy Campbell,poeta de dobles tamaños que muchos,y a la altura del antes mentado Thomas Stearns,cuya obra es, a dia de hoy, inaccesible en castellano.Razones:Haberse peleado con el Bloomsbury Group y haber escrito –entre otros muchos- un poemario titulado “The Flowering Rifle” 1939,,basado en sus experiencias como combatiente en la guerra civil española.El hecho de que combatiera encuadrado en un tercio del requete ha traido como consecuencia la malditizacion ,no de un buen poeta sino de una GRAN poeta.Este es pues un malditismo de verdad,un malditismo a pesar del hombre,un malditismo “aggiornatto”,al dia. ¿Cuáles son las caracteristicas del maldito?.:¿ser poco leido?, ¿terminar su vida con el suicidio? ,¿vivirla en el dolor? ,¿ser un activista de la transgresion?, ¿ser politica o culturalmente incorrecto?.Cualquiera de estas ha servido ,bien para etiquetar de malditos a algunos autores,a unos por una,a otros por otra,o por varias ,o por todas.Vease a Verlaine y Rimbaud por aquella amistad equivoca,aunque a lo ultimo,algunas voces irreverentes ya lo van tachando de imperialista,como a Camus.Del mismo equivoco palo,vienen Wilde,Genet y muchos mas,y de la banda psiquiatrica con Holderlin abriendo camino ..e tutti quanti,del lado alcoholico muchos,sean Poe,Malcolm Lowry,Hammett e incluso un tipo tan bien vendido como Faulker,gran professional del bourbon,han tenido su aura maldita. Otro tramo,y no el mas pequeño lo forman los suicidas,que son legion,desde Mishima a Caraco,Esenin,Maiakowski.Pero,para esto, mejor leer a otro maldito_,este por raro y desconocido_ para informarse de todo eso del malditismo suicida:Eduardo Tijeras, “El estupor del suicidio”.Ya el simple titulo junto al nombre del autor promete beatitudes sin cuento para cuantos busquen “Guias del malditismo para uso de las jóvenes generaciones”Y aquí me topo con los verdaderos malditos,con la guia de raros a quienes nadie lee.de Petrus Borel a Eugenio d’Ors –si d’Ors-,pasando por Macedonio Fernandez o Leo Chestov,y en España, toda esa espantosa y tirada bohemia que encabalga los siglos XIX y XX,esos escritores secretos que decia Bruno Marcos,de Luis Antón del Olmet a Alejandro Sawa o Pedro Luis de Galvez,avisados sablistas irrespetuosos con la gloria literaria,y eso estaba bien,tanto entonces como ahora. Pero yendo un paso mas lejos,los malditos de verdad son aquellos que han exprimido su vida con el sufrimiento,y eso ha producido su arte,su obra.Y hay muchos. Pienso en Paul Celan,varon de dolores,con una alquimia del daño de cincuenta años,a quien fue negado el reposo,el apoyar la cabeza al final de su camino.O en el olvidado Leon Bloy,que consignaba en su diario anotaciones como esta :“Hoy hemos abierto las huchas de los niños para pasar el dia”.Tambien en Cesar Vallejo,gran poeta que nunca corria para alcanzar el tranvía,pues era propietario de un solo par de zapatos.Esos a los que ningun premio Cervantes o Nobel o lo que sea socorre ,antes de dejar el mundo. En el fondo,pienso que siempre ha habido muchos malditos,muchos mas de los que parece,tanto antes como ahora.Pero..¿quienes son?.

3 comentarios:

juan castellano dijo...

fue publicado en Azul Eléctrico

lukas dijo...

El malditismo, es vía de la autodestrucción, el holocausto sacral y hasta sacramental del artista- el poeta- como víctima propiciatoria. Su dedicación, amoral y anómica al bebercio, a los opiaceos, a lo lujurioso pecaminoso, a lo desordenado sórdido... terminará encontrando la misma inspiración. Inspiración no buscada en el padre fundador, Baudelaire. La consagración literia llegó con Los poetas malditos de Verlaine, más por lo afortunado del título que por la endeblez del contenido.

lukas dijo...

A propósito del malditismo, les informo de un olvidado libro de F.Umbral: Lorca, poeta maldito (1967). Aquí constatata el gran escritor que España no tuvo nunca poetas malditos, por lo menos oficializados por la crítica y la filología universitaria. El pucelano vincula a Lorca con rasgos generales del maldistimo oficial francés por una parte y el inveterado marginalismo occidental, en el caso que nos ocupa, con la homosexualidad. Por encima del epidérmico gitanismo folclorista , Loca se identificó con los negros neoyorquinos ( Poeta en NY). Umbral ve en el poeta granadino un panteísmo antihedonista que también imprega un cierto tragicismo al que no es ajena la anécdota absurda de su muerte en 1936. El malditismo lorquiano se tiñe así de tragedia y marginalidad. Se trataría de un malditismo alejado del burgués y mundano de los " clásicos " franceses.